EL IMPERIO ALMOHADE

El período Almohade tiene lugar en Al-Ándalus tras el declive de la dinastía Almorávide. Los Almohades eran una poderosa dinastía bereber que proclamaba una implantación de un sistema religioso totalmente autoritario. Con él, se pretendía restablecer el islam en toda su pureza, teniendo el Corán como única guía.

ANTECEDENTES DE LA CONQUISTA ALMOHADE

Así, los almohades llegaron a Al-Ándalus imponiéndose sobre la dinastía Almorávide y sobre los reyezuelos andalusíes de las taifas. Esto se debió en gran medida a la situación política de la región. La mayor parte del territorio se encontraba dividido en los pequeños reinos independientes.

Por otra parte, la población se encontraba sometida y descontenta. La mala gestión política y económica almorávide, hizo que la población aclamara la llegada de nuevos gobernadores. 

Así mismo, su agresiva defensa de la pureza islámica, pronto les sirvió como elemento de propaganda que ayudaría a derrotar a los reinos cristianos.

“Todo musulmán que no siguiese su estricta doctrina, era considerado hereje.”

De este modo, a partir del año 1150, y hasta finales de la década de los 60, todas las ciudades fueron sucumbiendo ante el poder almohade. Estos proclamaron la ciudad de Sevilla como capital de Al-Ándalus.

GOBIERNO DEL IMPERIO ALMOHADE EN AL-ÁNDALUS

A partir de entonces, el territorio andalusí quedó bajo las órdenes de un califa, establecido en Marrakech. Para ayudarle a gobernar Al-Ándalus, el califa se rodeó de sus mejores hombres llegados del Magreb. Para los Almohades el poder de su imperio residía en la autoridad del califa. Este debía ocuparse de todos los problemas que atañesen a la población.

Tras la conquista almohade era sabido que, estos se dispusieron a reorganizar la configuración interna de Al-Ándalus. La idea era la de crear un imperio fuerte con una base sólida y sin fisuras. Hecho de gran importancia si consideramos que uno de los problemas más grandes para los Almohades era el avance cristiano.

LAS ACCIONES ANTE EL AVANCE CRISTIANO EN EL PERÍODO ALMOHADE

Por eso, ya en el año 1174, se llevó a cabo la primera campaña contra los soldados cristianos.

“En el periodo almohade se sucedieron numerosas treguas y pactos con los castellanos y leoneses.”

Además de estos pactos, también eran continuas las luchas contra los portugueses. Todos estos reinos cristianos fueron surgiendo a medida que conquistaban el territorio peninsular. Caben destacar además los intercambios comerciales que tuvieron lugar entre cristianos y musulmanes.

Del mismo modo, se creó una red de espionaje a fin de infiltrarse entre estos reinos. Se trataba de esta manera de informar de los últimos acontecimientos y movimientos del avance cristiano.

EL DECLIVE DEL IMPERIO ALMOHADE EN AL-ÁNDALUS

Pero, a pesar de sus esfuerzos por mantener la unidad del imperio, los Almohades no consiguieron hacerse con el control total de Al-Ándalus. Y es que sus habitantes se negaban en muchos casos a perder sus costumbres y tradiciones bajo la imposición religiosa tan ortodoxa de los nuevos conquistadores.

“Las revueltas no dejaron de sucederse en este momento, debido sobre todo al descontento de la población. Estas eran encabezadas en su mayoría por los antiguos gobernadores andalusíes.”

En el año 1212, y pese a los esfuerzos en detener a los cristianos en su avance, los Almohades son derrotados. Fue en la conocida como Batalla de las Navas de Tolosa. Esto reveló finalmente la debilidad del califato en aquel momento.

Es en este instante cuando comienza el declive del Imperio Almohade, que con tanta fuerza había irrumpido en Al-Ándalus.

Este fracaso, unido a la presión de otras dinastías rivales en el Magreb y las revueltas internas de diversa índole, sumieron al imperio en el caos político.

La prosperidad que el Imperio Almohade había vivido con el reinado de sus tres primeros califas, desaparece para dar lugar al surgimiento de los conocidos como Terceros Reinos de Taifas.

LA APARICIÓN DE LOS TERCEROS REINOS DE TAIFAS

En el año 1229 se proclama de nuevo la independencia de la Taifa de Málaga, en la que el trono es ocupado por Ibn Zannun, de la dinastía de los Banu Zannun, por un periodo de nueve años.

Mientras tanto, en el sureste de Al-Ándalus empieza a cobrar importancia la dinastía Nazarí, que acaba proclamando el Reino Nazarí de Granada en el año 1232.

“El Reino Nazarí fue el último reducto musulmán de la Península Ibérica.”

Con la muerte del rey Ibn Zannun en el año 1238, la Taifa de Málaga acaba desapareciendo definitivamente, para incorporarse al Reino Nazarí de Granada.

A su vez, muchos territorios de Al-Ándalus acaban siendo conquistados por los reinos cristianos de Castilla y Aragón, quedando como único territorio musulmán de la península ibérica el ya mencionado Emirato de Granada.

Descubre más.

Pulsa en las fotografías para volver a páginas anteriores.