LA HISTORIA MUSULMANA DE MÁLAGA

El estudio de la historia de la Málaga musulmana comienza  en el año 711 d.C. En este momento penetran en la Península Ibérica el general Tariq Ibn Ziyad. Este, procedente del norte de África, viene acompañado por las fuerzas del Califato Omeya. El ejército empieza su ocupación a través de la Bahía de Algeciras.

Desde entonces, da inicio un periodo de quince años en el que las tropas musulmanas, aprovechando la situación de inestabilidad de la monarquía Goda, conquistan con éxito gran parte del territorio de la Península Ibérica. Llegan incluso a dominar parte del sur de Francia. Pero son varios los factores que propiciaron esta victoria por parte de los musulmanes.

ANTECEDENTES DE LA CONQUISTA MUSULMANA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA

En primer lugar, la población visigoda se había visto reducida drásticamente. Debido a las continuas epidemias, sequías y hambrunas que asolaban el territorio godo por aquel entonces, llegaron a perder a un tercio de sus habitantes.

Otra de las causas principales de la derrota, fueron las divisiones internas por el poder del trono, coyuntura que supieron aprovechar los musulmanes para hacerse con la victoria.

Además, el pueblo judío se encontraba hostigado y sometido por la legislación visigoda. También ocurría lo mismo con bereberes, esclavos y visigodos traidores. Todos ellos apoyaron con ahínco la ocupación de las tropas del general Tariq.

Por último, y probablemente otra de las razones de peso en la conquista fue que, en el momento del inicio del conflicto en el sur peninsular, el por aquel entonces rey godo Rodrigo, se encontraba luchando contra los vascones en el norte. Este tardó dos semanas en enterarse de que su reino estaba siendo atacado.

“La conquista de las tropas musulmanas fue rápida y relativamente fácil, debido sobre todo a las circunstancias en la que se encontraba inmersa la monarquía goda en ese instante, que ayudaron a favorecer la invasión.”

A su llegada al sur, Rodrigo se enfrentó al general Tariq. Fue en la conocida como Batalla de Guadalete. Tras la muerte del monarca a manos de las tropas bereberes, el reino visigodo se quedó sin su rey. Este hecho facilitó la posterior conquista de otras ciudades, como fue el caso de Toledo.

Finalmente, todas estas circunstancias propiciaron que, ya en el año 726, gran parte de la Península Ibérica quedara bajo dominio islámico, dando lugar a diferentes periodos.

Descubre más.

Pulsa en las fotografías para volver a páginas anteriores.